Hablemos del VPH

VPH

VPH

Las enfermedades de transmisión sexual siempre parecen un tema tabú. Nos da vergüenza hablar de ellas, como si hubiésemos hecho algo malo ¡Nada más lejos de la realidad! Lo que pocos saben, es que son muy comunes y frecuentes, y que más de la mitad de las personas, en algún momento, tendrán una infección por transmisión sexual de algún tipo.

Hoy os vamos a hablar del VPH (Virus del Papiloma Humano)

En la actualidad se considera la infección de transmisión sexual más frecuente entre las mujeres sexualmente activas. Es probable que hayan estado en contacto con él, pero al ser asintomático, habrá pasado desapercibido porque la mayoría de las veces nuestro sistema inmune soluciona la infección. Esto sucede sobre todo en mujeres jóvenes.

El problema empieza cuando el sistema inmune no puede solucionar la infección y este virus no sólo ataca a la superficie del cuello del útero sino que empieza a producir una lesión.

¿Qué prueba hay que realizarse para la detección del VPH?

La citología es la prueba que detecta las lesiones producidas en el cuello del útero por el VPH. Las lesiones pueden ser de bajo grado o de alto grado y cada una de ellas va a necesitar unos controles y la realización de otras pruebas como la detección específica del VPH, la realización de colposcopia, biopsias, etc.

Si me detectan el VPH ¿Cuál es el siguiente paso?

Ante una lesión de este tipo, lo más probable es realizar una colposcopia. Es una prueba en la que mediante un espéculo y unas tinciones especiales, el ginecólogo podrá observar la superficie del cuello del útero con una lupa a gran aumento. De este modo podrá detectar, si la hubiese, alguna lesión visible para realizar una biopsia y tener más información.

Todos estos estudios van destinados a confirmar la desaparición espontanea de estas lesiones, puesto que si perduran en el tiempo pueden progresar y con los años llegar a malignizarse.

Dentro del VPH ¿Cuáles son de alto riesgo?

Los serotipos que más frecuentemente infectan y que más potencial de malignización tienen son el VPH 16 y 18. A ellos se les atribuye el 70% de los casos de cáncer de cuello de útero.

¿Cómo se puede prevenir?

Manteniendo relaciones sexuales sanas y utilizando siempre condón disminuirás los riesgos.

Además, hoy en día, existen dos vacunas (Gardasyl y Cervarix) Gracias a la protección cruzada que tienen estas vacunas, también protegen contra la infección de otros tipos de VPH con una eficacia muy alta. Pero hay que tener una cosa clara ¡Se trata de una vacuna preventiva, no curativa!

Aprovecha tu revisión ginecológica y pide información a tu médico sobre estas vacunas y las dudas que te surjan.

Otra información de interés: