Pequeñas cirugías para grandes complejos, di adiós a los miedos

pequeña cirugía

 

“Tengo bolsas en los ojos”…“pues yo una nariz aguileña que no me gusta nada”… “me encantaría subirme un poco los párpados”… “¿y si me operase los labios?”. ¿Cuántas veces nos quejamos de esas “pequeñas” imperfecciones que nos acomplejan?

Hoy vamos a hablar de las principales cirugías estéticas en el rostro que nos atormentan más de lo que deberían. Hablamos de aquellas intervenciones relacionadas con ojos, nariz y labios. Normalmente, las imperfecciones faciales son las primeras que los pacientes quieren solventar ya que son las más visibles, independientemente de la época del año.

En general, mucha gente no se lanza a la piscina por el miedo de si el resultado no es el que esperaba o bien por la aprensión de someterse a una operación. Busca un cirujano plástico con experiencia, que te escuche y con el que tengas la suficiente confianza para poder plantearle cualquier pregunta. Nuestra principal recomendación es que obtengas la mayor información posible antes de tomar cualquier decisión y aclares todas tus dudas.

En el siguiente artículo vamos a abordar en qué consisten estas pequeñas cirugías faciales, sus ventajas y todo lo que necesitamos saber sobre el postoperatorio. ¿Empezamos?

1) Una pequeña cirugía en tus ojos y rejuvenece tu mirada

Obtener una mirada joven, fresca, sin arrugas, y transmitir vitalidad a cualquier edad es una de las principales prioridades de muchas personas, que ven que con el paso del tiempo su expresión envejece.

Los dos tipos de operaciones más comunes son la cirugía de párpados y de bolsas, o lo que es lo mismo blefaroplastia superior e inferior.

  • ¿Por qué se forman las bolsas y se caen los párpados?

La formación de las bolsas se debe a un incremento en la grasa dentro de la órbita que forma este acúmulo con aspecto de ojera”.

En el caso de los párpados caídos, puede deberse a una concentración de tejido adiposo en el párpado o a un exceso de piel que entristece la mirada. La blefaroplastia superior es una pequeña cirugía muy común.

En muchas ocasiones las personas que se someten a estas pequeñas cirugías en ojos hacen una intervención completa, modificando la parte superior e inferior del contorno de sus ojos a la vez, y eliminando así todas las posibles imperfecciones presentes en esta zona.

Para este tipo de cirugía, en ambos casos, se aplica anestesia local, aunque se suele acompañar de sedación. Todo depende del cirujano, que analizando la situación de cada paciente, indicará cuál es el procedimiento más adecuado.

  • ¿En qué consiste la intervención?

Tanto para bolsas como para párpados, la intervención es sencilla y muy similar. La principal diferencia se encuentra básicamente en la localización de la incisión, ya que en los párpados se realiza en el párpado superior y en las bolsas por debajo de las pestañas inferiores. Aquí te contamos algunas características de ambas operaciones:

  • Blefaroplastia inferior. La incisión de esta pequeña cirugía se realiza en la conjuntiva del párpado inferior (técnica transconjuntival) para evitar cualquier lesión en el músculo orbicular. Acto seguido se elimina el exceso de piel con una incisión debajo de la línea donde están las pestañas inferiores. Finalmente se cierra la incisión con saturas muy finas.
  • Blefaroplastia superior. La incisión se realiza en el pliegue del párpado superior. Se extrae el exceso de piel y de grasa, realizando cuando es necesario una cantopexia para dar una forma mas almendrada a los párpados.

En ambos casos el postoperatorio de estas dos pequeñas cirugías es el mismo. Una vez la anestesia haya desaparecido, se puede notar sensación de tirantez en la piel de la zona y alguna molestia, que puede solucionarse con ayuda de medicamentos recetados por el doctor. Esta sensación no durará más de dos días. Si hay un dolor muy fuerte y constante hay que ponerse en contacto inmediatamente con el médico.

Hay otras recomendaciones que se deberán seguir, como por ejemplo: mantener la cabeza en alto, tanto durante el día como para dormir durante varios días; utilizar compresas frías para reducir la inflamación, o limpiar los ojos debidamente. También puede experimentar lagrimeo excesivo, fotosensibilidad o vista nublada; son síntomas normales.

Los puntos de sutura se suelen quitar a la semana siguiente de la intervención, como muy tarde.

2) Pequeña cirugía de nariz

O también más conocida como rinoplastia, una cirugía utilizada para modificar la estructura de la nariz, ya sea por fines estéticos o problemas respiratorios. Es una cirugía estética un poco compleja, ya que no se trata simplemente de realizar una modificación en la zona nasal, sino que se debe tener en cuenta el conjunto total del rostro para obtener una figura facial armónica. El cirujano que realice esta operación tendrá en cuenta las necesidades de cada paciente, pero es importante que realice un buen asesoramiento para que los gustos del paciente encajen y se adapten a una estructura facial armónica.

¿Cuáles son algunas de las modificaciones que se pueden realizar en la zona de la nariz? Con esta pequeña cirugía se puede conseguir elevar la punta nasal o afinarla, estrechar la base de la nariz, reducir las alas nasales o reducir el caballete. La anestesia utilizada en esta pequeña cirugía depende de los retoques que haya que hacer. Puede ser de tipo local con sedación o anestesia general.

  • ¿Cuál es el procedimiento en una rinoplastia?

El procedimiento de rinoplastia depende de lo que se vaya a tratar y retocar. No es lo mismo operar el tabique nasal que la zona de la punta, por ejemplo. Por eso en esta pequeña cirugía diferenciamos dos técnicas:

  • Técnica abierta: se realiza una incisión en la columela (la zona de la nariz que separa nuestras fosas nasales) y se retira la piel y tejidos superficiales para poder intervenir.
  • Técnica cerrada: la incisión se realiza en el interior de la nariz por las fosas nasales.

Sea cual sea la técnica usada, la duración de esta pequeña cirugía suele ser entre una o dos horas, dependiendo de los retoques que se requieran.

Tras la intervención el médico taponará los orificios nasales con gasas ya que puede producirse inflamación durante los dos o tres días siguientes. Se deben cambiar con regularidad siguiendo las indicaciones del doctor. La nariz estará cubierta con un esparadrapo o escayola hasta que el doctor lo retire, probablemente a los 10 días.

Se pueden sufrir molestias o dolores los primeros días pudiendo tomar algún medicamento recetado y se puede dar sensación de congestión. Después de una semana se podrá volver al trabajo, aunque la recuperación completa puede durar hasta un mes.

3) Mejora el aspecto de tus labios

Todos tenemos el lado derecho de nuestro rostro diferente al izquierdo, no somos simétricos, y esto se puede apreciar en nuestros labios. Esta asimetría se puede corregir mediante una pequeña intervención en esta zona. También puede ayudarnos a rellenarlos, definirlos afinarlos y a reducir las arrugas de las comisuras.

Aunque no está considerada cirugía como tal por no haber incisión, se engloba dentro de las pequeñas cirugías estéticas del rostro, ya que es una de las intervenciones más frecuentes y demandadas en la actualidad. Al no presentar incisiones, no hay anestesia como tal. Únicamente se aplica una crema anestésica una media hora antes del proceso.

  • Cambiar el aspecto de tus labios no te llevará más de una hora

La duración suele ser de unos 20 o 40 minutos. Con la ayuda de una aguja flexible se inyecta ácido hialurónico reticulado en el labio. Este ácido está presente en nuestro organismo por lo que no produce rechazo. Además tiene propiedades de absorción de agua por lo que los mantendrá hidratados.

El mismo día o incluso un día después es posible que pueda notarse hinchazón o rojez en la zona. Se puede hacer vida normal de forma inmediata, pero hay dos recomendaciones a tener en cuenta: la más importante es usar protector solar de pantalla total y evitar la exposición al sol durante al menos quince días; además, no hay que masajear la zona ni morderla o presionarla.

¿Te has convencido de la sencillez y rapidez de estas pequeñas cirugías? Aunque no dejan de ser intervenciones, realmente no tienen una larga duración y los cuidados que se necesitan tras su finalización no son grandes sacrificios y no llevan una gran cantidad de tiempo.

Las pequeñas cirugías que hemos tratado pueden ayudarnos a eliminar grandes complejos que afectan a nuestra vida diaria, y poniéndonos en las manos correctas podemos conseguir muy buenos resultados.

Si hay algún tema que te preocupa, ¿por qué no poner solución? Tienes grandes profesionales a tu disposición que pueden ayudarte. ¡No lo pienses más!

Dr. Álvaro Fernández García, Cirujano Plástico. Medicina estética en Instituto de Medicina EGR